“Hablar del PAE es hablar de corrupción, el que se roba un peso para la alimentación de los niños es tan criminal como el que mata”: Senadora María del Rosario Guerra

 

  • “En el Programa de Alimentación Escolar (PAE) la ineficiencia del Gobierno se suma a la corrupción”, dijo la congresista del Centro Democrático en debate de control político en el que la viceministra de Educación no ofreció respuestas concretas. La directora del ICBF no asistió ni presentó justificación alguna.
  • “Una gran preocupación en los hogares más pobres de este país es que han pasado cinco meses del año y aún no está el Programa de Alimentación Escolar en las instituciones educativas oficiales. A raíz de eso cito el debate y el Gobierno se lava las manos”, agregó.
  • La congresista propuso que organizaciones de padres de familia tomen el control de los recursos y la operación del PAE. En la actualidad, con reiterados y escandalosos actos de corrupción, esa tarea está en manos de contratistas.

Nutrición infantil-Programa de Alimentación Escolar

Bogotá, 30 de mayo de 2018. Como vergonzosa, preocupante y digna de investigación por ineficiencia, calificó la senadora María del Rosario Guerra la gestión del Gobierno Nacional, en cabeza del Ministerio de Educación y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), frente a las graves problemáticas que presenta el Programa de Alimentación Escolar (PAE) en el país.

En desarrollo del debate de control político realizado hoy en la Comisión III del Senado de la República, la congresista del Centro Democrático evidenció que pese a ser un programa que invierte cerca de 700 mil millones de pesos anuales, que gira el Ministerio de Educación aparte de los recursos del Sistema General de Participación, de regalías y de aportes regionales, el Gobierno no implementa los mecanismos de seguimiento y control para evitar que contratistas sigan facturando un tamal por 30 mil pesos o una pechuga de pollo por 40 mil pesos, es decir, robando los recursos destinados a la nutrición de los estudiantes.

“Registro con preocupación que el Ministerio de Educación no tiene una evaluación de impacto del programa, no tiene indicadores de cómo se ejecuta el proyecto y los niños hoy no se pueden comer un desayuno, un refrigerio o un almuerzo. Esto es indolencia. La corrupción, la desidia y la ineficacia del Gobierno están dejando sin alimentación escolar a los niños”.

Al debate fueron citadas la ministra de Educación, Yaneth Giha; y la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Karen Abudinene, quien no asistió ni presentó una justificación para ello. La viceministra de Educación Preescolar, Básica y Media, Helga Hernández, no ofreció respuestas de fondo frente al cuestionario presentado por la senadora.

“Evadió todo. Simplemente se limitó a decir cuánta plata giraba y lo que había que hacer para mejorar el programa. ¿Por qué en los ocho años que estuvieron en el Gobierno no lo hicieron? ¿Por qué los que terminan pagando las consecuencias son siempre los más pobres y los más vulnerables?”, se preguntó la congresista Guerra de La Espriella.

En el debate de control político la senadora advirtió que pese a los millonarios recursos, el PAE carece de una evaluación de impacto, presenta una baja cobertura y apenas llega al 60 por ciento de los niños estudiantes a nivel nacional. Adicionalmente existen escandalosos sobrecostos en el precio de los alimentos producto de la corrupción, ausencia de mecanismos de control y contrataciones hechas a dedo y con graves problemas de concentración de contratistas en 27 departamentos del país y en la ciudad de Bogotá.

“El PAE debe asegurarse a los estudiantes desde el primer día de clases y hasta el último. Los recursos deben ser manejados por padres de familia organizados y no por contratistas: un padre no le roba el alimento a sus niños”, puntualizó.

“No se puede seguir fomentando la corrupción”, dijo en referencia a las irregularidades de contratación del PAE y con el llamado para que la agencia Colombia Compra Eficiente asuma los procesos que las presenten en municipios y departamentos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *