Mª Rosario Guerra: “Las FARC financian a Maduro y su red llega a Podemos… matemos la culebra por la cabeza”. (OK Diario)

Compitió por la candidatura del Centro Democrático (CD) del ex presidente Álvaro Uribe a la presidencia de Colombia. Y no ganó. Es fundadora del partido, “que empezó como un movimiento de personas preocupadas un presidente corrupto y mentiroso”, Juan Manuel Santos, quien firmó un acuerdo con los narcoterroristas de las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), después de más de 50 años de asesinatos, narcotráfico, secuestros, violaciones de niños y extorsión.

Ni el fin a un conflicto que ha causado más de ocho millones de víctimas le ha dado apoyo a este presidente hoy saliente. El pacto por la paz fue rechazado en plebiscito el 2 de octubre de 2016 y hoy los defensores de reformar de arriba abajo ese texto lideran las opciones de llegar a la Casa de Nariño, sede de la Presidencia de Colombia. La senadora María del Rosario Guerra (Sincelejo, Colombia, 1961) atiende a OKDIARIO en un hotel de Madrid, junto al Congreso de los Diputados, “la sal de la democracia”. Es una de las “duras” del CD y teme por su país si no triunfa la alianza urdida por Uribe y otro ex presidente, Andrés Pastrana, para que el CD y los conservadores ganen las elecciones. “Cualquier otra cosa será darle poder a las FARC, y con ello, al tirano Maduro en Venezuela… y a sus redes criminales, que buscan la expansión”, advierte. “¿Podemos? Ojo en España, las fiscalías de nuestros dos países deben mirar si ese dinero manchado de sangre ha llegado a algún partido político español”.

PREGUNTA.– Háganos un balance de la presidencia de Juan Manuel santos, por favor.

RESPUESTA.– Juan Manuel Santos no ha sido un buen presidente para Colombia. Ha supuesto un perjuicio inmenso para el país. Primero, por la pérdida de credibilidad de las instituciones al haber firmado un acuerdo con las FARC, desconociendo la Constitución y la ley, irrespetando las competencias del Congreso e imponiendo unas condiciones que el pueblo colombiano en plebiscito había dicho que no. Hay un segundo hecho, el manejo económico. Cuando llega a la presidencia en 2010 encuentra una economía con confianza de nacionales y extranjeros para invertir en Colombia, creciendo por encima del 4%… Todo encaminado a un crecimiento cercano al 6%. Pero la más alta bonanza petrolera en 2013 se fue en derroches. De ingresos, del crecimiento de los recaudos tributarios, y en materia burocrática. ¡Ha creado cerca de 19.600 nuevos cargo públicos y mas de 76.000 nuevos contratistas! Además, dijo que no iba a crear un nuevo impuesto y ya ha ha hecho cinco reformas tributarias. Y por último, su desdén a las regiones. Yo diría que ha sido uno de los peores gobiernos en la historia colombiana.

P.– Pero bajándolo al suelo, ¿cuál es la razón del rechazo popular a un presidente que supuestamente está pacificando el país?

R.– Éste es un Gobierno corrupto. Está demostrado que entró plata de la empresa Odebrecht a las campañas presidenciales de Santos. Y eso lo saben los colombianos que hoy estamos hastiados de la corrupción. Segundo, no hay nada que le duela más a un votante que que desconozcan su elección. Y él desconoció la del 2 de octubre de 2016, cuando él mismo nos convocó a que dijéramos sí o no al acuerdo de paz. Porque sabíamos que era una farsa, que lo que estábamos era entregando la institucionalidad a la guerrilla de las FARC. Y tercero, ha sido un hombre distante del pueblo colombiano. Todo eso se refleja con el 14% sólo de favorabilidad, tal vez el presidente más rechazadoque hemos tenido.

P.– Sin embargo, ganó la reelección.

R.– Pero la ganó comprada. Ya hoy sabemos que recibió 4 millones de dólares de presunta corrupción de Odebrecht. 

P.– ¿Ha habido persecuciones políticas durante presidencia de Santos?

R.– ¡Totalmente! Y también a empresarios. Mucho presidente y director de medios de comunicación nos lo decían en privado, que no se atrevían a apoyarnos, ni para financiar la campaña del plebiscito, ni las de las municipales y departamentales de 2015 porque el presidente Santos usaba la DIAN, que es la institución que recauda los tributos y hace las inspecciones, y porque aquél que fuera cerca del presidente Álvaro Uribe automáticamente les frenaban cualquier participación con el Gobierno y los perseguía.

P.– Pero eso que usted cuenta se parece mucho a una dictadura.

R.– ¡Pero es que es un régimen que se comportó así! Cuando tú desconoces la Constitución y la ley, cuando haces uso de instrumentos como los tributarios o simple y llanamente dices ‘no atienda a esa empresa, no permita que participe’, es eso. Además, Juan Manuel Santos se apoyó en unas Cortes corruptas, hoy está demostrado que tenía un cartel para poder comprar y vender sus decisiones, lo que es corromper la sal del Estado de Derecho que son las Cortes. Además, compró a mucho periodista y a mucho medio de comunicación. No todos, afortunadamente. Y con eso prácticamente tenía el poder en sus manos.

P.– Deme las claves de quienes defienden el NO a los acuerdos, para que se entienda bien en España.

R.– Mire, nosotros decimos sí a que haya un proceso e reincorporación a la vida civil de los guerrilleros de las FARC, como con el M19, el EPL, el PRT y con las Autodefensas Unidas de Colombia. Pero que rompan cualquier vínculo con la disidencia. Lo que llama la atención es que lo que está creciendo es la disidencia de las FARC y se reducen los reincorporados. Nosotros le decimos sí al proceso de entrega de armas, pero que sean todas. Hoy, ni el Gobierno ni Naciones Unidas nos han certificado por qué hablaban de 14.000 armas y al final aparecen sólo 8.000. Y tercero, le decimos sí a reincorporarse con verdad y con reparación, no con impunidad. Lo que no puede ser es que un señor como Iván Márquez, que cometió delitos de lesa humanidad, condenado a 760 años de cárcel, no pague un sólo día en la cárcel y vaya directo a ser senador de la República. Los partidos políticos políticos de Colombia hoy no pueden ser propietarios de medios de comunicación… y a las FARC les dieron 20 emisoras gratuitas. ¿Dónde están esos principios fundamentales de la equidad en la participación política? Y un tema clave, el narcotráfico y su dinero. Hoy en todo el mundo es penalizado, pero en el caso de las FARC lo convirtieron en un delito conexo al delito político, lo cual lo hace indudable y amnisitiable. Y además es que no han entregado los miles de millones de dólares que se han usufructuado de esa plata maldita manchada de sangre del narcotráfico.

P.– ¿El uribismo es un movimiento, un partido o quiere convertirse en un régimen?

R.– El Centro Democrático es nuestro partido político. Tiene unos principios básicos, que son la confianza para invertir en Colombia, para el manejo económico, y la seguridad como valor democrático. Hay que tener seguridad física y seguridad jurídica si queremos estimular la economía. Con esas dos bases podemos darle bienestar a los colombianos a través de la cohesión social… Somos un partido político con principios. pero hay un gran líder, que es el presidente Álvaro Uribe Vélez, y hay un gran amor, un gran reconocimiento que se ha mantenido por encima del 50%.

P.– Hay una gran oposición interna a la nominación de Iván Duque como candidato del CD. Explíquemela, por favor.

R.– Yo fui una de las cinco precandidatos, escogimos como mecanismo una encuesta, tres sondeos sucesivos. Al final el que mayor porcentaje obtuvo fue Iván Duque. Él tiene hoy toda la legitimidad ara ser el candidato de mi partido…

P.– …pero no todo el apoyo…

R.– …es un hombre inteligente y capaz. ¿Qué toca hacer ahora? Ganarse a todos los que estaban con el resto. Y en política es normal que haya diferentes vertientes dentro de un partido. Pero estamos trabajando para que Iván Duque sea el candidato de esta alianza [con el Partido Conservador] y nos permita llegar a la presidencia.

P.– Lo digo porque a usted como precandidata se la tachó de “justiciera”, entre los duros del CD. A Duque se le acusa de todo lo contrario, al tiempo que desde dentro del CD hay quien promueve apoyar al ‘duro’ que queda, el ex procurador Ordóñez.

R.– El nombre de nuestro partido lo dice: somos de centro. Hay personas que vienen del Partido Conservador, de bases liberales, que vienen de las reservas militares, y otras que simple y llanamente lo fundamos. Aquí nadie puede decir que es ‘puro’ o que es ‘duro’. Estamos simplemente construyendo un partido político con tres años y medio, unos principios y un liderazgo, y lo que necesitamos ahora es avanzar. Lo cierto es que el procurador Alejandro Ordóñez no pertenece a nuestro partido, como tampoco la doctora Marta Lucía Ramírez… que fue ministra de la Defensa en los gobiernos del presidente Uribe. Pero nuestro candidato es Iván Duque y nos la vamos a jugar con él.

P.– ¿Me puede garantizar que la alianza se va a mantener gane quien gane la candidatura entre los tres?

R.– Yo no te lo puedo garantizar por un sencilla razón. Porque en política uno no puede garantizar nada. Pero yo sí puedo garantizar que vamos a trabajar intensamente para que gane nuestro candidato, y para que gane la coalición. El presidente Uribe, teniendo 20 senadores, 19 representantes, la opinión pública y una estructura prefirió aliarse con el ex presidente Pastrana, Marta Lucía y el ex procurador Ordóñez, que irnos solos. El país está por encima, hay que asegurarse de que gobierne quien defienda las instituciones y la democracia, y no que, por divisiones internas, pongamos el país en manos de la izquierda afecta a las FARC, y tengamos ese socialismo del siglo XXI.

P.– ¿Temen ustedes que si no ganan, cualquier otro presidente traería la venezolanización de Colombia?

R.– Mire, los únicos que hemos sido contundentes en decir que hay que defender la democracia y las instituciones hemos sido nosotros, los que apoyamos el NO en el plebiscito. Aquí hay unos candidatos a la presidencia que son afectos al proceso de paz y a las FARC. Por ejemplo, el candidato Sergio Fajardo ha hecho alianzas con los verdes y con el Polo Democrático. ¿Y qué es el Polo? Es la izquierda, que ha respaldado el acuerdo tal como lo firmaron. Y de hecho, a las FARC no le disgusta esta alianza. Y Gustavo Petro… es izquierda. ¡Es amigo de Maduro, de Chávez y de los Castro! ¿Humberto de la Calle? ¡Él fue el negociador del acuerdo! ¿Y ahora nos va a decir que no es bueno? Germán Vargas Lleras fue ministro dos veces de Santos y su vicepresidente, y nunca se opuso al acuerdo ni se retiró del Gobierno… ¡Aquí hay que ser coherente! Y aquí lo que está en juego es la democracia colombiana, el modelo político y económico que queremos.

P.– Entonces, ¿no hay una alternativa de izquierdas en Colombia que se pueda llamar democrática?

R.– Yo hoy no la veo. Porque están todos bajo el mismo paraguas y es defender el acuerdo firmado entre Juan Manuel Santos y las FARC. ¿Y qué es defender ese acuerdo? Es empoderar a las FARC y su modelo del socialismo del siglo XXI.

P.– ¿Qué grado de influencia tiene la horrible crisis de la tiranía venezolana en Colombia?

R.– Es una enorme frontera, 41 municipios colombianos quedan en ella. Desde que se cerró, de 2015 a hoy, han pasado más de 1,5 millones de personas entre venezolanos, colombianos que regresaban… y ¡sólo en el último año 450.000! Que se han quedado en Colombia. Es un tema humanitario, para que ya el gobierno colombiano hubiera invocado la solidaridad internacional, por este flujo impresionante. Y cada día que pasa se atornilla Maduro más, lo que es una amenaza para la seguridad nacional de Colombia. Además de la institucional, nuestra mayor amenaza está en la frontera de Venezuela, en una tiranía como la de Maduro y precisamente en el hecho de esa alianza entre Maduro y las FARC. Acordémonos de que fundaron un partido también en Venezuela… ¡y dejémonos de bobadas! Es el mismo eje, el de Maduro y Chávez con Castro, que lo teníamos también en Bolivia y en Ecuador. 

P.– Y es una amenaza de qué tipo, ¿bélica, económica por el narco?

R.– Yo veo tres aspectos en la amenaza. Lo primero es que siempre que ha habido problemas políticos en Venezuela usaban a Colombia como herramienta. Mandan a cinco o seis de la Guardia Nacional a que entren en territorio colombiano… Segundo, es que recibir nosotros a tantas personas procedentes de Venezuela que están pasando hambre, que están desempleados, y no poderles brindar las oportunidades en las condiciones que merecen, se vuelve un factor de desestabilización. y tercero, no nos echemos mentiras, el narcotráfico de las FARC entra y sale de Venezuela con la alianza con el Cartel de los Soles, que es clara con los militares venezolanos que están totalmente corrompidos. Colombia, a mi juicio, tiene que tener una mayor claridad para defender la frontera. Entre otras cosas, porque este Gobierno ha sido débil para apoyar a la oposición colombiana.

P.– ¿Usted le daría asilo político a los opositores democráticos perseguidos en Venezuela?

R.– Ellos buscan dar la batalla desde adentro, sí. Pero Colombia ha sido siempre un país de asilo. Yo sí se lo daría. Pero más importante, yo presionaría las vías diplomáticas en la ONU y la OEA para respaldar a la oposición venezolana. Y por eso hemos dicho que ojalá los militares venezolanos escucharan a su pueblo y se pusieran del lado dela oposición.

P.– Y esas decenas de miles de millones de dólares que se han robado de Venezuela, ¿adónde han ido? Porque parece que han llegado a España…

R.– Mire, en el periodo de negociación del Gobierno con las FARC en Cuba, la narcoguerrilla habría sacado cerca de 2.000 millones de dólares. El Gobierno colombiano no lo ha desmentido pero tampoco ha dicho nada. Hay vasos comunicantes entre el Gobierno de Maduro, el de Castro y las FARC. Y tenemos 200.000 hectáreas sembradas de coca, unas 3.000 toneladas de cocaína. ¡Estamos hablando de toda la plata del mundo! Para corromper gobiernos y también el microtráfico y narcomenudeo que está acabamos con a niñez y la juventud a través del consumo de drogas. Si no acabamos con el narcotráfico, que es la fuente de los males, en Venezuela seguirán alimentándose el Gobierno de Maduro y en Cuba… porque es lo mismo.

P.– Ese Gobierno de Maduro presuntamente ha financiado a un partido político aquí en España. ¿Cree usted que Podemos puede ser una amenaza como cabeza de puente de esas redes de las que me habla?

R.– ¡Pero claro! Mire el caso de Colombia. Hoy tenemos claro que el dinero lo sacó a través de ONGs europeas. Y ahora ese dinero regresa. ¡Mire cómo lo han lavado! Esa plata regresa para campaña política. Las FARC no sólo va a tener las cinco curules [escaños] que a dedo le dieron en el Senado, están comprando alcaldes y líderes con proyectos con la plata que han sacado del narcotráfico. Como en su momento Cuba, las FARC tienen una estrategia expansionista. Ésas son redes que también se hacen aquí, como usted bien ha dicho, pero van a seguir en otras partes, no se van a quedar quietos. Si uno no mata la Culebra por la cabeza sigue viva.

P.– ¿Habrá colaboración entre la Fiscalía colombiana y la española si gana la alianza para esclarecer todas estas redes?

R.– Usted sabe que la Fiscalía colombiana es independiente, no depende del Ejecutivo. Y tengo que decir que el fiscal general está haciendo un trabajo serio y tiene todo nuestro respaldo. Espero que por el lado de España haya ese diálogo permanente de tal manera que sepamos que está pasando. Aquí la opinión de los españoles pesa, los que no pasa en Venezuela ni en Cuba. Aquí tiene ustedes medios independientes y ojalá se pueda destapar esa colaboración si la hubiera.

P.– ¿Y hay colaboración entre la Fiscalía colombiana y la fiscal legítima de Colombia, Luisa Ortega?

R.– No conozco. Sí sé que ella, a pesar de venir de ese régimen, recapacitó, y comenzó a colaborar. Ojalá siga así, porque ellos no han actuado solos, no es sólo Maduro y las FARC, es conocer esta red y hay que saber para dónde va. Todo financiado con dinero del narcotráfico y de corrupción.

P.– Redes en las que usted incluye a las FARC…

R.– … y a Maduro y a Castro ¡Es que son lo mismo!

P.– …¿y a partidos como el de Podemos?

R.– Pues hay que mirar, claro. Hay partidos en otros países. Hace unos dos años, en Colombia se hablaba que podía haber tentáculos con Irán y otros países…

P.– …de hecho, Irán también ha financiado a Podemos…

R.– Es que el terrorismo también busca formar sus redes y sus alianzas. Y eso es lo que nosotros tenemos que desvertebrar para defender la libertad, la democracia. 

P.– Una última pregunta. Usted como senadora se sentará en el mismo salón de plenos que los narcoterroristas. ¿Cómo va a ser hacer política con ellos?

R.Poco tenemos que compartir. El deporte de ellos en el Congreso es atacar a Uribe y nuestro partido. El nuestro es decirles la verdad a la cara, que se han financiado con la plata manchada de sangre del narcotráfico, que han sido violadores de niños, que ha hecho atentados terroristas. ¿Y ahora vienen al Congreso a hablar de moral y buenas costumbres? No, ellos lo que deberían es tener vergüenza ante los colombianos, y pedir perdón. Con la cabeza abajo, porque cuando uno se equivoca y quiere rectificar, tiene que mostrar que se quiere enmendar. Y eso no lo han hecho las FARC… Pero ésa es la democracia, nos tocará aprender a manejarlo. Aunque desde nuestra filosofía, los debates con argumentos, que para eso estamos en el Congreso de la República.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *